Un viaje en tren.

Alejandro Tagua Gago/ junio 16, 2011/ Relatos, Vida en Kobe/ 4 comments

 
 
Sannomiya Eki, 18h 10 min.
 
Tomo el tren que me llevara de vuelta a casa. A pesar de ser hora punta los trenes no van tan llenos como en Tokio, aun así algo anormal ocurre, hay retrasos de 20 minutos. Sin saber el porque de este hecho poco habitual, he montado en uno de los vagones, como cada día de lunes a viernes, dentro del tren reina la rutina.
 
Permanezco de pie, pues a esta hora es difícil sentarse, últimamente me quedo una hora más en la academia, allí puedo hacer mis deberes cómodamente, y así cuando llego a casa, puedo relajarme un poco. Al lado mía un chico de instituto, mira con gran expectación su PSP, no esta jugando a ningún juego, mira una serie de anime que no alcanzo a adivinar, pero parece bastante infantil. Para él lo más importante ahora es ese capítulo, no quiere saber nada de ruidos o distracciones, hunde su cabeza contra la puerta, y continua a lo suyo.
 
Llegamos a Motomachi, parada de zona centro también bastante bulliciosa, por lo que el tren se llena un poco mas. Una colegiala que se quedo mirándome al acceder al tren se apea en esta estación. Mucha gente me mira, la mayoría de las veces no me paro a pensar, pero cuando me fijo veo miradas por todas partes, muchas son curiosas, algunas no se pueden identificar, y seguramente atraeré la atención de alguna mujer.
 
Pero el cruce de miradas suele ser de segundos, sea con la persona que sea, los japoneses no son de mirar fijamente. Muchas veces vas andando, ves que te vas a cruzar con una mujer, ella baja la cabeza, pero justo antes de pasar de largo, alza la vista, yo me siento observado, y cruzo la mirada. Cuestión de segundos, silenciosamente, sin apenas dejar rastro, ¿Que estará pesando? Me pregunto, pero me he dado cuenta que lo hizo queriendo.
 
Mientras pienso, el tren continua su camino, próxima parada Hyogo. Al lado mía se ha colocado una pareja de amigas, charlan en un tono correcto, ni muy alto, ni muy bajo. No intento saber de que hablan, y empiezo a sentir mi estomago algo vacío. No suelo almorzar en la academia, solo desayuno fuerte, y ceno aun más todavía. La consecuencia directa son tres kilos más en mi casi treintañero cuerpo. Se me viene a la cabeza el plato de Sushi del otro día, por primera vez probé Sushi de ballena, el jamón del mar, lo llamaría, jugoso pescado con textura de carne, realmente exquisito.
 
En primer plano el sushi de ballena, roja como el jamón.
Las paradas continúan pasando, es el tren local, y por ello para en mas estaciones que el rápido, o el súper rápido. Muchos dormitan, la mayoría lee, o mira internet en el móvil, aunque el tren se mueva, y este hasta arriba, no alteran estos hábitos. Otros escuchan música, pero son muy pocos los que no hacen una de estas cosas, muchos pasan mas de mis 40 minutos diarios de tren. Me leí un libro de Murakami, After Dark, en español, y lo hice en el camino, se agradece mucho tener la mente ocupada. Por la mañana tomo el tren de las 11:39 y me siento siempre en el mismo asiento, repaso kanjis, vocabulario, etc. Son 20 minutos de estudio mas en mi rutina.
 
El anden de Tarumi, mi estación habitual.
Llegamos a Suma, estación de playa. En la estación anterior se había montado una pareja con un bebe, este había empezado a llorar muchísimo, el chico de mi lado agobiado se tapaba los oídos, no conseguía escuchar su anime, que según ojeo muestra el encuentro de dos niños de colegio enamorados. La pareja decide apearse en esta parada, algo me dice que no solo por el niño, sino también para no molestar, se quedan en la vía esperando, pero quedan 20 minutos para el próximo tren, hay retrasos de origen desconocido.
 
Tras pasar por Shioya, donde por fin se apea, entre mucha gente, el chico obsesivo de mi lado. Llegamos a Tarumi, me coloco junto a la puerta, sera una avalancha lo que abandone el tren, es una estación de gran afluencia. De todas formas no hay prisa, la temporada de lluvias terminara en dos semanas, pero esta dejando lo mejor de si. Miro el gran Tv de plasma, motivo de los retrasos: Un coche estrellado contra un puente. Queda un largo camino a casa. Con mis deberes hechos, cocinaré algo, miraré algunas cosillas de fotografía, me ducharé, y yo también veré anime, pero no de parejitas de colegio.
 
Mañana termina una semana dura, no siempre todo es bonito, cuando menos lo espera hay un choque cultural fuerte, entre exámenes, y madurando mis pensamientos he gastado mucha energía. Me gusta escribir bien, por eso cuando ando regular no escribo, quiero que quede un buen diario de mi vida, que sin duda cambia a pasos agigantados, quizás ya quedo lejos aquel Alejandro inocente, e inseguro.
 
Por hoy os dejo, aunque no tenga muchas fotillos contaré algo por aquí mañana, pero no me quiero despedir sin pediros vuestros comentarios por el blog. Es triste ver que no te comenta nadie, aunque si no existiera esta posibilidad lo que escribiría igual, pues es algo personal. Pero son muchos los post sin comentar, y para mi es como si nadie los leyera, así que prefiero comentarios por aquí, que por otros medios. Sino empezaré a escribir en primera persona 😉 Saludos a los que hayan leído este viaje en tren.
 
Tarumi Eki 18h 24 min.
 
 
 

About Alejandro Tagua Gago

Fue en Diciembre de 2010 cuando decidí dar el paso, deje mi trabajo, y me aventuré. Viaje a Japón por segunda vez, pero esta vez para quedarme 1 año y 3 meses, la vida allí me cambiaría totalmente. Entonces nació esta bitácora, que tantas alegrías me ha dado. En Japón gracias a mucha gente, entre ellas mi actual pareja, pude mejorar día a día, y entender muchísimo mejor la cultura y forma de ser del pueblo japonés. Tras un parón de dos años en España regresé a Kobe en Mayo de 2014. Han sido más de dos años en Kobe muy productivos a nivel personal y profesional. Después de trabajar como profesor de español y traductor e intérprete para el Ayuntamiento de Kobe el destino me lleva a Tokio. En este blog seguiré contando mis pormenores por estas lejanas tierras! Espero os motiven y entretengan!! Saludos desde Japón!! Tawakun.

4 Comments

  1. Ya te he dicho que leo todos tus post tawa!!! jajaja. Es super interesante lo que cuentas de la cultura japonesa…divertido… jajaja

  2. Que digo yo que para algo esta el google analityc no? Las estadísticas no engañan, si el número de visitas no ha bajado, debes estar contento jejeje.

    Un abrazo al nuevo Alejando 🙂

  3. jejeje me tengo que ir a clase de japonés ahora, y no he acabado de leer el post pero me quedo con la parte de las mujeres, a mí también me pasa, te sube el ego un poco ¿no? aunque algunas muchas veces sea por curiosidad otras no. Hace 2 semanas o 3 unas chicas se cruzaron conmigo en mi barrio en un cruce de peatones y una dice “kacoi”, el ego por las nubes ….

  4. Parece el principio de un libro. Curiosa redacción. A seguir así. La foto de la estación muy buena bro.

Deja un comentario