Reflexiones sobre la suerte.

Alejandro Tagua Gago/ mayo 23, 2014/ Vida en Kobe/ 0 comments

collage2“Suerte es lo que sucede cuando la preparación y la oportunidad se encuentran.” “He descubierto que mientras más duro trabajo, más suerte tengo.”

Estas son algunas de las citas que se pueden encontrar en internet sobre la suerte. De autores conocidos o anónimos, que más da, la conclusión es más o menos la misma: la suerte no viene sola, hay que buscarla.

Las posibilidades de que algo muy bueno le ocurra a alguien que no mueve ni un dedo existen, pero son mínimas. Esto no impide que un gran día, gracias a un hecho extraordinario, tu vida cambie para mejor sin haberlo si quiera deseado. Hablo de “desear” porqué en esto de la suerte veo, en mi humilde opinión, dos vertientes claras.

Esta la creencia menos científica, por definirla de alguna manera, que defiende que “…los pensamientos (conscientes o inconscientes) influyen sobre las vidas de las personas…” Es decir, para que algo suceda en nuestras vidas debemos visualizar que este hecho ya esta pasando, recrear la sensación que esto nos produce, y estar abiertos a que éste se haga realidad. Esto no me lo invento yo, se llama “Ley de la atracción” (Def. más amplia y su historia aquí). Acompañada por libros como “El secreto” escrito por Rhonda Byrne y basado en la escuela de pensamiento y trabajos previos de William Walker Atkinson nos muestran la influencia que el pensamiento ejerce sobre los hechos o momentos que vivimos en nuestra vida.

Miren ustedes, yo no me he leído el libro, y ni siquiera puedo hablar de estos autores, pero desear algo con fuerza, y visualizarlo es de vital importancia para conseguir llevarlo a cabo, para tener suerte. Pero dejando de lado estas corrientes de pensamiento, y sin entrar tampoco en temas tan recurrentes como el Karma, pasemos a hablar de otro aspecto necesario para que la vida responda a nuestros deseos en algún momento: el trabajo y la dedicación

Pues sí, es la vertiente más lógica de las dos, y la defienden aquellos que creen que sin esfuerzo, planificación, dedicación y perseverancia no va a cambiar nada. Ya te puedes matar a pensar, ya puedes perder el tiempo recreando lo que deseas que nada se moverá. Si no compras lotería no te toca, y si no te preparas, cuando llegue la oportunidad no estarás ahí para aprovecharla. “La vida es esfuerzo y nadie te regala nada”, se oye también muy a menudo.

Sin embargo, ¿no habéis conocido a personas muy negativas o algo hipocondriacas?, sus pensamientos suelen traer sucesos desafortunados a su vida, las cosas no funcionan como deben pese al empeño que se pone en avanzar, ¿Quién me pone la pierna encima para que no levante cabeza!!!?, decía una vez “un personaje” en la tele. 😉 Nadie debería por tanto obviar este hecho. Me atrevería a afirmar que ambas teorías están interconectadas, y que una forma de actuar por si sola es insuficiente para originar situaciones propicias en nuestra vida.

Bueno pero… ¿esto que tiene que ver conmigo? ¿y con mi vida en Japón? Pues muy sencillo, esas citas me han hecho meditar sobre como conseguí avanzar y por qué. Si lo pienso, durante los dos años que pasé en España tras mi regreso en 2012, he deseado, y visualizado millones de veces como sería mi vida en este país. Por otra parte, he mantenido vivo el ambicioso reto de empezar una nueva etapa de mi existencia en Japón.

Sin embargo, creo que ha sido realmente este año cuando realmente entendí que sin el trabajo realizado, hoy no estaría escribiendo desde este pequeño pero encantador apartamento de Kobe. Ahorro, estudios, pocas salidas, préstame un euro que no llego (esto va por un colega que me hizo una canción y todo, no me veáis mendigando! :DD), momentos de “bajona”, ganas de tirar la toalla, de nada falto. Pero al final vi el próximo paso, el camino para salir de ese oscuro laberinto.

Yo cojo un poco de cada cosa, escucho, busco, comparo, e intento (no siempre con éxito) defender mi propia forma de ver las cosas, pero… ¿y a partir de ahora qué? ¿En que basamos nuestros pasos? ¿Cuál debe ser la actitud?

Pues más que nunca seguir con la misma filosofía: trabajo y perseverancia, que cuando lleguen las oportunidades quiero estar bien preparado para afrontarlas. Llegaran los malos días en que no sea capaz de poner en pie un pensamiento positivo, claro que sí, pero intentaré que se impongan los fuertes deseos de seguir adelante, los que me ayudan a avanzar.

No llevo ni un mes por aquí, aún estoy en el inicio de esta nueva etapa. Esta vez intentaré que el camino no se bifurque, aunque lo que sin duda no podré evitar serán los puertos de montaña que me esperan. El objetivo es que cuando la suerte haga acto de presencia, bien en forma de oportunidades o de simples casualidades, yo esté allí esperándola con mi mejor traje.

Releeré este largo post para recodar esto todas las veces que sea necesario, y me compraré un traje nuevo :),  pero no quiero dejar pasar ningún tren importante!

Nada, esto es lo que se me pasó hoy por la cabeza mientras se desarrollo un día bastante productivo, espero los leáis y os aporte buenas sensaciones, buenos pensamientos. ¡Que os sonría la suerte!

El finde mi cumple!! Ya os cuento!!! Abrazos!

About Alejandro Tagua Gago

Fue en Diciembre de 2010 cuando decidí dar el paso, deje mi trabajo, y me aventuré. Viaje a Japón por segunda vez, pero esta vez para quedarme 1 año y 3 meses, la vida allí me cambiaría totalmente. Entonces nació esta bitácora, que tantas alegrías me ha dado. En Japón gracias a mucha gente, entre ellas mi actual pareja, pude mejorar día a día, y entender muchísimo mejor la cultura y forma de ser del pueblo japonés. Tras un parón de dos años en España regresé a Kobe en Mayo de 2014. Han sido más de dos años en Kobe muy productivos a nivel personal y profesional. Después de trabajar como profesor de español y traductor e intérprete para el Ayuntamiento de Kobe el destino me lleva a Tokio. En este blog seguiré contando mis pormenores por estas lejanas tierras! Espero os motiven y entretengan!! Saludos desde Japón!! Tawakun.

Deja un comentario