Pensando en voz alta: El paso del tiempo.

Alejandro Tagua Gago/ septiembre 17, 2011/ Relatos/ 3 comments

“Paiyama”, punto de encuentro junto a estación de Sannomiya. Kobe.
El tiempo pasa realmente rápido. Hace ya 9 meses que llegué a Japón, me planteo muchas veces cosas a principio de mes como objetivos, y cuando me doy cuenta estoy a día 17, y aun no he hecho nada. Todo pasa entre kanji y kanji, entre arreglos importantes en mi vida diaria, entre tifones, y días soleados. El verano casi no lo vi, parece que fue ayer cuando empezó, cuando mi madre vino a visitarme. Pero las chicharras ya callaron, y una nueva estación me espera en este país. Dicen que la mejor estación para viajar, dicen que las hojas de tonos rojos, amarillos, y naranjas crean unos paisajes maravillosos. Espero estos acontecimientos con expectación, pero ¿Pasaremos del dorado otoño al crudo invierno sin darme cuenta?
 
Hay que parar, reflexionar, salir de la casa, pensar un poco lo ocurrido en este año que parece acelerado. Si pienso en voz alta, sabiendo que todos me escuchan, puedo decir que he vivido mil experiencias, que he visto imágenes bellas, cosas increíbles, que he llorado, que he reído. Las sensaciones de nostalgia, pena, agobio, inseguridad, se han mezclado con la alegría, el amor, la amistad, la adquisición de nuevos valores morales, y muchas más cosas que han cambiado mi persona.
 
He madurado, claro que sí, pero aun ando en un camino que pienso con el corazón que es el correcto, pero al cual aun no le veo destino fijo. He aprendido a vivir el presente, dejando de lado las futuras incertidumbres que asomaran el año que viene por mi vida, pero siempre sabiendo lo que quiero vivir, lo que quiero conseguir. He dejado plasmada mi vida en este blog, y aunque muchas visitas no tienen intención de leer mis entradas, son ya casi 11.000 visitas, no se las que son habituales, no se las personas que me siguen, pero me reconforta mucho mirar el blog, y ver que nada es en vano, pues en él veo las experiencias, y pensamientos que he vivido.
 
He hecho buenos amigos en Kobe, vivo con ellos el día a día, pues quizás nuestras vidas se separen el año que viene, pero quizás, continúen mas tiempo juntas. Al no poder saber nada, simplemente me dedico a pensar en positivo, a luchar por mi mismo, y a vivir la vida como me gusta. A mis amigos de toda la vida los echo de menos, ahora todos se casan, parece que es la moda, o no, quizás es la edad adecuada para muchos, el momento adecuado, no es sino otra demostración del paso de los años.
 
Vivo con el recuerdo de mi gente todos los días, en sueños, o en pensamientos, aparecen mis seres queridos. A veces a través de internet leo algo, y pienso en como le ira a todos. Aunque hablo poco o casi nada con ellos, están conmigo siempre. Eso me recuerda porque estoy aquí, me da fuerza, pues sé que muchos, si me vieran volver antes de lo debido, bien por miedo, por cobardía, o por no hacer lo que debía hacer para conseguir mis sueños, seguramente me dirían que volviera inmediatamente a donde me tocaba estar. Perderme las bodas no me gusta, pero muchas veces queremos estar en dos sitios a la vez, pero no se puede. Espero todos sepan que estuve allí celebrando con ellos, aunque físicamente no estaba.
 
Últimamente el japones me ha estado agobiando mucho, no me refiero a la vida diaria, sino a la clases en la academia. A los pasados exámenes he asistido con mucho estrés, sintiendo que todo se va de las manos, por ello mi profesora me pidió tranquilidad al final de este periodo de pruebas. La velocidad de enseñanza es cada vez mayor, más palabras, más caracteres, más expresiones, de nuevo más vocabulario.
 
Los chinos escuchan una palabra una vez, y ya la recuerdan, la ven una vez y la pueden escribir con perfectos kanjis. Para lo primero yo necesito 3 o 4 veces, para lo segundo quizás 5 o 6. Mis profesores saben de mis limitaciones, pero aunque me piden tranquilidad, cada día el nivel de exigencia es superior. He llegado a levantarme un día, y no entender nada de japones, no recordar nada, palabras sencillas, o kanjis aprendidos desaparecen de mi cabeza. El que diga que no es difícil este idioma no lo conoce, es la primera vez, que mi mente por si sola dice: Para un momento por favor.
 
Necesito un descanso, pero estoy tranquilo, pues lo tengo. De nuevo en pocos días vacaciones, de momento la semana que viene solo 3 días de clase, y después 10 días libres. Los quiero utilizar para estudiar (a mi ritmo) y ponerme al día, a pensar en mi vida. Realmente no importa en que los use, pero si que avance hacia adelante, acompañando, y dejándome llevar por ese que nunca espera, el tiempo.
 
Detalle de Dragón tallado en puerta. Sumadera. Suma, Hyogo.

About Alejandro Tagua Gago

Fue en Diciembre de 2010 cuando decidí dar el paso, deje mi trabajo, y me aventuré. Viaje a Japón por segunda vez, pero esta vez para quedarme 1 año y 3 meses, la vida allí me cambiaría totalmente. Entonces nació esta bitácora, que tantas alegrías me ha dado. En Japón gracias a mucha gente, entre ellas mi actual pareja, pude mejorar día a día, y entender muchísimo mejor la cultura y forma de ser del pueblo japonés. Tras un parón de dos años en España regresé a Kobe en Mayo de 2014. Han sido más de dos años en Kobe muy productivos a nivel personal y profesional. Después de trabajar como profesor de español y traductor e intérprete para el Ayuntamiento de Kobe el destino me lleva a Tokio. En este blog seguiré contando mis pormenores por estas lejanas tierras! Espero os motiven y entretengan!! Saludos desde Japón!! Tawakun.

3 Comments

  1. Me alegro mucho de que todo te siga yendo tan bien, tío. Aquí en Sevilla todo está como siempre o sea que no te pierdes nada. Saludos. JUAN.
    P.D.: El platito de jamón no te lo puedo mandar porque se lo comen los mamones de la aduana…jejejeje.

  2. Mucho ánimo!! Eres muy valiente al haber hecho ese cambio en tu vida. Dudar, tener miedo y momentos de bajón es de humanos, lo que realmente tiene mérito es levantarse, tirar para adelante y pensar en positivo como tú estás haciendo. En las bodas has estado presente, te lo digo yo. Nos hemos hecho mayores, pero lo mejor es saber que hemos crecido juntos. Bss Inmit

  3. Me resulta curioso ver que haz puesto un dragón en esta entrada, pues no se si sabrás que los dragones japoneses en general son benévolos, y a muchos se les conoce por su capacidad para CONCEDER DESEOS. Son con frecuencia emblema de heroes, pero sobre todo representan la SABIDURÍA.
    No te digo mas…saca tus propias conclusiones.
    Mucho ánimo que todo va bien. Recuerda que tu madre y yo estamos cerca aunque lejos.
    Besos mil.

Deja un comentario