Arashiyama (嵐山).

Alejandro Tagua Gago/ septiembre 21, 2011/ Kyoto/ 2 comments

Buditas en la calle principal de Arashiyama.
El otro día, acompañado de mi amigo Gisan, fuimos de excursión a Arashiyama. Esta localidad a las afueras de Kyoto posee un encanto especial. Además de hacer una excursión un tanto rápida por cuestiones de tiempo, coincidió un día poco tranquilo en la ciudad. Se celebraba un festival, por lo que todo estaba mas concurrido de lo normal, unido a lo que es un domingo antes de un lunes festivo.
 
El día se torno caluroso, por lo que abandoné pronto mis deseos de seguir con la excursión, ya que cada vez todo estaba más intransitable. Por estos motivos no voy a hablar de la historia de este lugar, sino me limitare a contaros mi día, y ha mostraros fotos del lugar. Ya tengo plan de volver cuando las montañas se tiñan de tonos rojizos debido al Otoño.
Detalle decoración de tejado en forma de Oni o demonio.
Tras quedar bien temprano, y con solo 1 hora y media de viaje con la linea Hankyu llegamos a nuestro destino. No tardamos en llegar un río muy particular que posee dos nombres en una misma zona, algo que no es menos que curioso. Según llegamos al Togetsukyō (渡月橋) o “Puente que cruza la luna” desde la estación de Hankyu, en el lado izquierdo el río se llama Hozugawa (保津川), y en el lado derecho, donde el río sigue descendiendo, se llama Katsuragawa (桂川).
Puente Togetsukyo
En el lado del río Hozu unas curiosas barcas te dan un crucero mientras se adentran entre las montañas, parece curioso e interesante, pero no creo que muy barato. Yo me limite a sacar unas fotos mientras mi compañero se refrescaba un poco para aliviar el calor. Al otro lado, zona menos agitada, salvo por pequeñas cascadas que marcan el ir del río, algunos disfrutaban pescando.
 
Barquero pasea a una familia.
Hacia el fondo es donde van las barcas a pasear clientes.
Por la mañana todo andaba algo mas tranquilo, pero zonas de conciertos, y carteles anunciaban actividades varias para ese día. Esta zona ya es de por si muy visitada por japoneses, son pocos los extranjeros que vimos por allí. Se forma los fines de semana, y en especial los domingos, aglomeraciones de familias que disfrutan con sus hijos de un día en el campo.
Templo Tenryu-ji.
Nos acercamos hacia el templo Tenryū-ji (天龍寺), Conocido más formalmente como Shiseizen Tenryu-ji (天龙 资 圣 禅寺).Templo principal de la rama Rinzai Tenryu de budismo zen. Sin duda un lugar interesante. Edificaciones al mas puro estilo japones, hacen que desde sus tatami, con solo abrir las puertas correderas puedas disfrutar de su esplendido jardín, y a su vez de la belleza del paso de las estaciones por este placido lugar.
Detalle de puerta con pinturas.
Una niña se purifica en esta bonita fuente presidida por sapos (momento Naruto) 😉

Se puede pasear por estas estancias, a la vez que hacerlo a pie por su jardín. Este último, además de poseer un bonito estanque, esta rodeado por pequeños senderos llenos de distintos tipos de musgo, que como es habitual en Kyoto crean una aterciopelada alfombra verde.

Alfombra de musgo.
Macro del musgo, con una pequeña seta.

Tras salir por la salida norte del templo, en la parte de atrás se encuentra un espectacular bosque de bambú. Hemos venido principalmente a verlo, es lo que realmente queremos ver. Pero haciendo referencia a lo comentado antes, hoy no es buen día, la gente impide disfrutar de ese tranquilo momento, que nos ofrece la sombra de estos verdes arboles. Aun así tomo algunas fotos, en la que parece se puede respirar ese momento, cuesta trabajo que parezca que no hay nadie, pero volveré para verlo de verdad vacío, entonces respirare, y escuchare lo que lo que quiera contarme el bosque.

Buen sitio para leer, y relajarse.
La calle más amplia de este bonito bosque.
Durante la época Heian fue lugar habitual de descanso, relajación, y meditación de importantes personalidades. Mucha historia tiene este templo, y estos largos troncos de bambú.
Un lugar increible.
Dejando de lado la principal calle del bosque hay otras mas estrechas, bordean el templo y nos llevan sin saberlo al un pequeño Santuario llamado Nonomiya (野宫神社). Sacerdotisas y princesas imperiales se purificaban en este capilla durante un tiempo para después asumir sus funciones en sus respectivas vidas, pequeño pero lleno de historia este santuario se encuentra hoy con una cola de gente que reza, y hace peticiones.
Esta foto salio desenfocada, pero me gusta. La converti en lienzo 😉
Se pueden alquilar bicis, y también montar en Jinrikisha (人力車). Lo primero hoy es imposible, como mucho puedes pedalear dos veces, la gente impide que continúes haciéndolo, y lo segundo debe ser sin duda una experiencia, pero no para estudiantes. La persona que tira del carro es a la vez tu guía, como si de un coche de caballos por Sevilla se tratase.
 
Jinrikisha hablando con sus dos jovenes clientas.
Tomamos nuestro bento acompañado de una cerveza fría en la orilla del río, compré un Kit Kat de souvenir, y sin duda pasamos un día divertido. Era hora de volver, y de pensar en regresar a Arashiyama, en otoño es bonito, pero solo entre semana estará tranquilo, pues como la Sakura atrae gente a Kyoto en primavera, el momiji, o cambio de color de las hojas, lo hace en otoño. Así pues, eligir un buen momento para pasar más tiempo, y conocer mejor estos lares, entonces os contare algo más de su historia.

About Alejandro Tagua Gago

Fue en Diciembre de 2010 cuando decidí dar el paso, deje mi trabajo, y me aventuré. Viaje a Japón por segunda vez, pero esta vez para quedarme 1 año y 3 meses, la vida allí me cambiaría totalmente. Entonces nació esta bitácora, que tantas alegrías me ha dado. En Japón gracias a mucha gente, entre ellas mi actual pareja, pude mejorar día a día, y entender muchísimo mejor la cultura y forma de ser del pueblo japonés. Tras un parón de dos años en España regresé a Kobe en Mayo de 2014. Han sido más de dos años en Kobe muy productivos a nivel personal y profesional. Después de trabajar como profesor de español y traductor e intérprete para el Ayuntamiento de Kobe el destino me lleva a Tokio. En este blog seguiré contando mis pormenores por estas lejanas tierras! Espero os motiven y entretengan!! Saludos desde Japón!! Tawakun.

2 Comments

  1. Muy bien relatado el viaje, y las fotos son tan reales como si estuviera yo mismo al lado contigo (jejejeje!!!).Un abrazo de tu colega “Chacho” de Murcia

  2. ¿Quien dice que lo imperfecto no es bello?….. Estoy de acuerdo contigo, la imagen desenfocada tiene mucha fuerza y transmite el movimiento de los bambues movidos por el viento (aunque no hiciera viento en ese momento). El macro de los musgitos tampoco se queda corto.
    Me pregunto ¿Tendremos ante nosotros a un gran artista fotografico?…..Dejo la respuesta al viento.
    Como lamento no haber podido disfrutar de este magnífico bosque en mi anterior visita. Si hay una próxima este sitio será prioritario. Besotes.

Deja un comentario